La creatividad

 

Como ya hemos dicho vivimos en un entorno cada vez más complejo e impredecible, un entorno en continuo cambio y nuestra integración en el mismo va a depender de nuestra capacidad para aprender y adaptarnos a los mismos.

Nuestra capacidad creativa se convierte así en un factor fundamental, ya que nos faculta para reinterpretar nuestros aprendizajes, extraer nuevos significados, y desarrolla la dimensión estética de las personas. En este sentido la creatividad es la aplicación novedosa de habilidades y conocimientos con el fin de alcanzar un objetivo. Por tanto requiere de capacidad para formular y resolver problemas, transferir lo que se aprende de unos contextos a otros, capacidad para centrar la atención en la consecución de unos objetivos, y capacidad para reconocer que el aprendizaje es un proceso que conlleva cometer errores.